Menú principal

El valor añadido de una vivienda

valor añadido de una vivienda

A la hora de comprar una casa, hay que tener en cuenta numerosos aspectos. No basta con fijarse en la estructura del inmueble, el número de habitaciones que tiene, los metros cuadrados disponibles… También es importante prestar especial atención al valor añadido de una vivienda. Aspectos que no entran dentro de lo material, pero que suponen un plus que puede llegar a subir el precio hasta un 20%.  Hablamos de los servicios que haya en las inmediaciones del hogar, la orientación, los medios de transporte que llegan hasta esa ubicación, etcétera. A continuación, vamos a analizarlos.

El enclave donde se sitúa la casa es fundamental a la hora de establecer un precio. Todo el mundo sabe que no es lo mismo comprar un hogar en pleno centro de una ciudad que en un barrio alejado, ni tampoco adquirir una vivienda ubicada en una calle sombría que una con vistas a un luminoso paseo, por ejemplo. Asimismo, el panorama que se contempla por la ventana es muy importante: puede ser una baza o un punto negativo.

Infraestructuras suficientes

Entre el valor añadido de una vivienda, destacan los servicios que se encuentren en la zona. A no ser que estemos hablando de una casa de campo, es esencial que un hogar disponga de las infraestructuras básicas necesarias en el día a día, como tiendas de alimentación, farmacia, peluquería… Una mínima red de establecimientos para que los residentes en el piso no tengan que desplazarse a otro punto del municipio para realizar las actividades habituales. Por supuesto, una adecuada comunicación en transporte público (paradas de bus, de taxis…) también hace más atractiva la vivienda.

En lo que respecta al inmueble, es fundamental su orientación. Y es que el consumo energético del hogar dependerá, en gran medida, de este factor. Según FACUA-Consumidores en Acción, una mala orientación puede suponer el doble de gasto de energía, como puedes consultar en la página web de la organización de consumidores. En relación con este aspecto está la ventilación. Si la vivienda cuenta con una buena aireación natural, no será necesario recurrir al aire acondicionado, con lo que también se recorta la factura energética.

Los materiales con lo que esté construido el hogar también suponen un valor añadido. Los naturales son los más codiciados, puesto que no afectan negativamente a la salud. Además, es recomendable que estos materiales tengan propiedades aislantes para reducir el impacto acústico procedente del exterior. Estos factores ayudan a incrementar el valor de un hogar y, por tanto, su precio, por lo que los vendedores deben saber comunicarlos a los posibles compradores para rentabilizar la operación.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>