Menú principal

Decora tu casa al estilo medieval

arte medieval

El éxito a través de las décadas de El Señor de los Anillos o, más recientemente, Juego de Tronos tiene un nexo común. En ambos casos estamos hablando de obras que se desarrollan en mundos de fantasía y en realidades alternativas pero que, sin embargo, tienen una innegable inspiración medieval. Basta atender a estos ejemplos, a la concurrencia de público siempre que en una ciudad se celebra una feria medieval o al éxito que, tradicionalmente, suelen tener las exposiciones de arte medieval en los museos para darnos cuenta de una cosa: la edad media es una fuente de inspiración que atrapa al común de los mortales. Si en la literatura, el arte o incluso la gastronomía esto es cierto, ¿por qué no puede serlo en la decoración? Hoy te vamos a proponer algunas ideas para que comiences a decorar tu casa al estilo medieval.

Artesanos contemporáneos

Muchas veces, son los pequeños detalles y las piezas de artesanía las que dan el innegable toque del Medievo a una casa. En pleno siglo XXI quedan artesanos que se dedican en cuerpo y alma a acercarnos reproducciones de una etapa de la historia tan evocadora. Un ejemplo contemporáneo es el de El Taller de Sarín. En este establecimiento podemos hacernos con toda clase de piezas de arte medieval y reproducciones que, talmente, parecen sacadas las páginas del Ivanhoe de Walter Scott.

Piezas, reproducciones y acercamientos al Románico, Gótico, Mozárabe, reproducciones de libros de cántigas, artículos relacionados con las órdenes de caballería, pinturas y grabados… además de deliciosas piezas de arte medieval, en el Taller de Sarín cuentan con un servicio de restauración de baúles e imaginería religiosa.

Colores predominantes

Como en todo proyecto decorativo, darle un toque medieval a un hogar requiere de ciertos códigos cromáticos. El color marrón-roble, el negro, el granate, el verde oscuro o el gris son los predominantes, tanto en cortinas y cojines como en mantas y estandartes.

Madera y piedra

Las mesas redondas de roble macizo y las sillas de madera tipo tijera deben predominar, también en marcos de las puertas (de estructura apuntada, preferiblemente), encimeras y suelos. No siempre podemos tener muros de piedra vistos, pero siempre puedes hacerte con paneles de imitación para todas o determinadas estancias de tu casa.

En la cocina, además de los apliques de madera y la piedra o cuarzo en las encimeras, el cobre o el hierro forjado debe ser una nota visual predominante, ya que es un material cuyo color nos traslada, de manera inmediata, a esa época. Los candelabros y lámparas colgantes con velas en hierro forjado son una buena idea para complementar, sobre superficies de trabajo, islas de cocina y mesas de comedor, la iluminación natural y procedente de otras fuentes.

En el dormitorio, la cama debe ocupar el centro de la estancia. Prueba a hacerte con un cabecero en madera embastecida o hierro forjado, además de instalar un baúl de inspiración medieval a los pies de la misma. Las alfombras, mantas y cojines elaborados con imitación de piel de animal te ayudarán a crear un ambiente cálido y conceptualmente medieval.

Las telas tupidas de acabado natural contribuyen, asimismo, a dar ese toque tan característico. En lugar de cuadros o fotografías, apuesta por incorporar a la decoración de las paredes reproducciones de candelabros antiguos, escudos de armas, reproducciones de espadas y lonas a modo de estandarte.

No tienes que hacer de tu casa un nuevo Camelot. Si combinas en cada habitación algunos de estos elementos, lograrás darle ese aire conceptual a tu hogar, sin tener que dedicar media vida a ello.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>