Menú principal

Claves del alquiler con opción a compra

alquiler con opcion a compra

Aunque la adquisición de un hogar sigue siendo la elección preferida por los españoles en lo que a vivienda se refiere, lo cierto es que el arrendamiento se ha incrementado casi un 5% desde 2001. Pero hay una alternativa a mitad de camino entre estos dos regímenes: el alquiler con opción a compra. Es un sistema que se está extendiendo de forma progresiva en España debido, en buena parte, a que los precios se han estabilizado y, por lo tanto, el valor de los pisos también. Y es que, como es lógico, nadie quiere hacerse con una vivienda cuyo precio (fijado años antes) no se corresponde con su tasación actual.

Este tipo de contrato es muy ventajoso para las personas que no quieren o no pueden adquirir una casa en el momento de suscribir dicho acuerdo. Así, alquilar una vivienda con opción a compra es un modo de rentabilizar el dinero pagado al propietario del inmueble en concepto de renta, ya que esas cantidades no se pierden, sino que se descuentan (total o parcialmente) del importe del piso si se lleva a cabo la venta.

Prima inicial

Es frecuente que el dueño de la vivienda establezca una prima inicial que el arrendatario tiene que abonar para beneficiarse del sistema de opción a compra. Un montante que perderá si finalmente no se efectúa la transacción. En líneas generales, esta clase de contrato determina que el inquilino debe alquilar el piso durante un período de tiempo concreto, que suele rondar los cinco años. Después de ese lapso, tiene prioridad ante la ley para comprar ese hogar.

Es importante subrayar que el precio de la compraventa no puede cambiarse, ni por parte del arrendador ni del arrendatario, aunque sí es posible variar la cuantía del alquiler para adecuarse a las fluctuaciones del IPC (http://es.wikipedia.org/wiki/IPC). En caso de que el inquilino no abone dos mensualidades, su derecho de opción a compra quedará anulado. Por otro lado, durante el período en que esté vigente el contrato, el dueño de la vivienda no podrá arrendarla o venderla a otros particulares.

Esta modalidad contractual también es ventajosa para el propietario porque, además de percibir ingresos periódicos por el alquiler del piso, puede desgravar el 60% de los rendimientos del capital inmobiliario que produce. Asimismo, los expertos en el sector aconsejan incluir una cláusula para que el inquilino pierda la prioridad de compra si se retrasa en el pago de las mensualidades.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>