Menú principal

5 trucos para vender un piso

5 trucos para vender tu piso

Está claro que si el bombón más apetecible del mundo se envuelve en tela de saco o papel de periódico, raro será que alguien lo compre, por mucho que el confitero se esfuerce en convencernos de lo delicioso que es. En el sector de la venta de pisos pasa algo muy parecido. En efecto, no basta con que tú, vendedor, sepas que tu piso es una verdadera ganga. Es necesario que el comprador así lo perciba. Por eso, hoy queremos ofrecerte en Inmonauta 5 trucos para vender un piso (también funciona para alquilarlo) de manera rápida y fiable.

Cuida la imagen

El primero de los trucos para vender una vivienda que te ofrecemos es de puro sentido común. Hoy en día, Internet y los portales inmobiliarios generan un importantísimo porcentaje de los contactos orientados a la compraventa de inmuebles. Por eso, cuida la ‘puesta en escena’ y haz buenas fotos a tu piso. Para empezar, usa una cámara profesional (con objetivo gran angular, a ser posible) e ilumina la estancia. Da igual que sea de día, enciende las luces de la habitación (la luz da sensación de limpieza y amplitud). Podemos decirte que el mejor momento del día para sacar las fotos con un nivel de luz óptimo suele ser primera hora de la mañana. Centra la foto y encuádrala a la altura de los ojos, utilizando siempre un trípode, para asegurarte de que no queda mucho ‘aire’ hacia arriba o hacia abajo. Asimismo, sitúate para sacar la foto en una esquina de la habitación, dejando a tu espalda las ventanas (evita, pues, el efecto de contraluz) y nunca (repetimos, ¡nunca!) saques personas en las fotos. Asimismo, cuanto más minimalista sea la decoración, más grande parecerá la habitación.

Arregla los pequeños flecos

Un grifo que gotea ligeramente, la manilla de un armario un poco suelta, una puerta que no cierra del todo bien… puede que en tu piso haya pequeños flecos y averías como estas. Pues bien, a la hora de venderlo nunca debes descuidarlas y pensar “¿cómo voy a dejar de vender mi piso, sólo por no arreglar esta tontería?”. Los mejores compradores, por regla general, se fijan hasta en el más nimio detalle.

Equilibra la decoración

Al hablar de la composición de la fotografía mencionábamos que, en materia de decoración, menos es más. No queremos decir que muestres tu piso vacío, pero no lo abigarres. Por muy atractiva que sea una vivienda, si tiene demasiados muebles o una decoración demasiado personalista y propia se vuelve menos apetecible psicológicamente.

No te cierres frentes

Tal como está el mercado, la venta de pisos se parece a un campo de batalla. Al contrario que en un conflicto bélico, cuantos más ‘frentes’ abiertos tengas, mejor. Queremos decir que, en efecto, Internet y los portales de compraventa de pisos son la fuente de la mayoría de los contactos para comprar una vivienda. Sin embargo, no cierres la puerta a los clásicos anuncios en medios físicos o a tus propios contactos a la hora de publicitar tu vivienda. Al fin y al cabo, nunca sabes de dónde puede salir el comprador ideal.

Estudia el entorno

Hazte eco de las promociones de tu zona, investiga nuevas infraestructuras, accesos, comercios o negocios que vayan a inaugurarse próximamente. Toda esta información es oro puro a la hora de vender las ventajas de la zona donde se ubica el piso. El análisis del entorno se extiende al estudio del nivel de precios de los otros pisos en venta en tu zona de influencia, así como las prestaciones que se ofrecen. Conocer esto te ayudará a fijar un precio ajustado de la vivienda. Un precio demasiado alto aleja, de principio, al comprador y, pese a lo que podrías pensar, los precios demasiado por el suelo crean en el comprador la idea de que en esa ‘bicoca’ hay gato encerrado.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>