Menú principal

13.500 viviendas de protección oficial vacías

viviendas de protección oficial

La explosión de la burbuja inmobiliaria también ha afectado, como es lógico, al mercado de las Viviendas de Protección Oficial (VPO). Y es que, según la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, en España hay, al menos, 13.500 pisos protegidos vacíos. Una cifra llamativa, más aún si se tiene en cuenta que más de 332.000 españoles demandan un lugar para vivir. Numerosos sectores de la ciudadanía reclaman, como  solución a este problema, establecer alquileres sociales para alojar a las personas sin techo en estos pisos, pero el Gobierno aún no ha dado paso alguno en esta dirección.

Las Viviendas de Protección Oficial (VPO) están reguladas por la Administración, que es quien se encarga de fijar sus dimensiones y su precio. Hay una serie de requisitos que tienen que cumplirse para que una persona pueda optar a un piso de estas características. No obstante, no existe una legislación común para regular la adjudicación de estos pisos, ya que cada comunidad autónoma se encarga de ello.

Ventajas económicas y fiscales

Cuando una vivienda es clasificada como protegida, el promotor y el comprador cuentan con determinados beneficios a cambio de acatar los preceptos legales que estarán vigentes durante el período que el piso tenga la denominación de vivienda de protección oficial. Disfrutarán de ventajas económicas y fiscales, por lo que estas viviendas resultan una opción idónea para las personas que no perciben un salario muy elevado. Es condición indispensable que estos pisos se utilicen como residencia habitual.

Podemos distinguir cuatro tipos de viviendas protegidas. Por un lado, están aquellas que promueve la Administración (promoción pública) y también están las promovidas por entidades privadas. Por otra parte, están las viviendas de régimen general y las de régimen especial. En cualquier caso, la normativa establece unos límites en los precios de venta, que se fijan en función de módulos.

Compraventa de VPO

Entre las condiciones que deben cumplir los adjudicatarios, están las relacionadas con la compraventa. Hay ciertas dudas acerca de si es posible vender las viviendas protegidas. Sí, se pueden poner en venta antes de su liberalización, pero es necesario tener en cuenta las limitaciones impuestas. Hay que informar previamente a la Administración, para que ésta puede decidir si adquiere dicha vivienda.

Asimismo, mientras tenga la calificación de VPO, el precio estará fijado por el organismo público correspondiente. Una vez que la casa pierda su condición de protegida, el propietario podrá establecer libremente su precio de venta. Cataluña, Castilla-La Mancha y Navarra son las comunidades que tienen más viviendas protegidas disponibles. Para solucionar este desajuste entre demandantes y hogares vacíos, el Ministerio de Fomento está elaborando un Registro Estatal de Viviendas de Protección Oficial, que ofrecerá información detallada sobre la bolsa de hogares.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>